martes, 14 de octubre de 2008

Página

Acá estoy frente a la página en blanco.  La eterna batalla de arrancarle a palabras la inmortalidad, de morir tratando, de tratar girando sobre el mismo verso que despertó algo  que supongo ya habitaba en mí, pero que agazapado se escondía esperando un tiempo mejor.  Perder de a poco la cordura o al menos la comprensión de los demás es un rito que no se puede sustituir.  ¿Qué es el escritor sin su libro? Pregunta que me hago muy menudo.  A veces me parece una infinita posibilidad, como un mundo entero por descubrir, algo que siempre me alegra el espíritu. Pero otras veces, por ejemplo, cuando veo al escritor ya publicado  devanándose  en las preocupaciones  de la fama y el dinero, de  complacer a los lectores asiduos  y  a los detractores, me siento  consternado y llego a creer que el escritor sin su  libro es el arte puro e inmaculado aún. Pensamiento que viene a mí ahora, cuando veo la pagina que ya no está en blanco.

6 comentarios:

Elvis Dino Esquivel dijo...

Hola que tal? Soy Elvis, no se si te acuerdes de mi. Escribes muy bien! Me parecio bastante interesante este post! Tome tu consejo y abri un blog, donde ya puse unos cuantos poemas... Te queria tambien preguntar, que que dias te puedo encontrar en la libreria, porque te queria regalar una copia de mi libro... para que me dieras tu opinion... cuidate!

Anónimo dijo...

ME encanta como escribes mi amigo escritor!

Pablo M.Q. dijo...

Gracias a ambos por su comentario, es bueno saber que alguien esta leyendo

Anónimo dijo...

Pablo, tienes miedo de escribir y de editar... ni se diga!
No te lo tomes tan a pecho, Pablo,
ser escritor es mucho más que estar cansado de vivir ( recuerda, el HUBIERA no existe; por otra parte, tu prosa de está llena de lugares comúnes... hum, de un humor muy negro, diría yo. Pablo, tus escritos son umbrios aunque te esfuerzas por ser profundo, lo admito: pero no enganchas al lector, y debes APRENDER a APREHENDER (agarrar, sujetar, sostener, inmovilizar) a quien te lea. Te doy un consejo, Pablo, escoge un personaje ---uno nomás---
de un autor que lo traiga a colación en la mayoría de sus libros por ejemplo... ah, sí, a LITUMA de unos libros de Vargas Llosa; estudialo, reléelo, en una
palabra, robate su identidad; ya dentro del personaje, échale un vistazo a quien te lee. Pablo, no transmites, ese es el problema.

Perdón por la franqueza.

Anónimo dijo...

Creo que leer a Vargas Llosa sera un problema, simplemente porque no me gusta. No hay razón alguna para pedir perdon por ser franco, en realidad, si hay algo que valoro en este mundo es eso. Ojála la proxima vez dejés tu nombre para saber quien es el poseedor de tanta franqueza.. jajaja en serio... que es la "franqueza" sin un nombre? me pregunto hoy, y no trato de ser profundo.
Pablo M.Q.

Anónimo dijo...

SARDANAPALO, así nomás; y además, ¿qué importa un nombre? si a fin de cuentas el veneno surtió efecto!
Creo que nos estamos entendiendo y
eso me gusta más. Y no, no; no me
escondo tras del anonimato para ser
franco pero... lo que realmente me
pregunto es por qué si tienes todo
lo que se necesita para escribir y
editar, entonces ¿por qué no has
de hacerlo de una buena vez?
Pero mirá, vos, te traigo un breve
ejemplo: eso de soñar con encontrar
la edición perfeta de RAYUELA no es
más que una verdadera falacia, vos;
despierte, carajo!!!

Deje a RAYUELA en paz y escriba su
libro que conmocione al mundo así
como Rayuela, o hasta mucho mejor
aún; el problema con usted, amigo,
es que se cree que ya habiendo los
más grandes escritores no tiene usted el derecho a publicar, y eso,
compañero no tiene más nombre que
cobardía.
Me da la impresión de que tiene un
problema con el mundo y con quienes
lo habitan; y no solamente eso, no,
sino que hasta todavía se da usted
el lujo de auto-flagelarce, y lo
peor aún: conmicerarse, es decir,
sentir lástima por símismo.
¿Qué culpa quiere usted pagar, Pablo?
AHora bien, no quiere leer a Vargas
Llosa, pues déjeme decirle que lo
siento por usted... no sabe de lo que se pierde (sea valiente y devó
rece "Las ciudad y los perros", y
juego viene y me cuenta...), pero
en fin, usted sabrá por qué.
Le recomiendo entonces tres libros,
sí, y de uno sólo autor ---lo que
me hace recordar los tres mejores
discos en toda la historia del JAZZ
y que son "Sketches of Spain",
"Miles ahead", y "Porgy and Bess",
de MILES DAVIS--- y son:

a) El palacio de las blanquísimas
mofetas

b) El portero

c) Antes que anochezca

de REINALDO ARENAS (cubano, muerto de Sida en New York)

Así se dará cuenta que para escribir no se necesita pensárcelo
tanto.

Reciba un abrazo de su amigo (digo, si usted quiere...),

SARDANAPALO